Haga sus propias perlas de carne comestibles

Por Kailyn Medina Comida 887 Visitas

Si el mundo es tu ostra, no te conformes con el tipo tradicional de perlas

Una vez que el Esfericador Imperial salió al mercado hacia finales del año, tu ahora puedes transformar cualquier alimento en pequeñas bolas comestibles en cuestión de momentos.

El Esfericador es primer hacedor de perlas de caviar automático del mundo. Después de años de investigación y desarrollo por parte de los científicos profesionales en materia de electrodomésticos, lograron crear este utilísimo artefacto electrónico que nos da pie a muchas nuevas recetas de una manera fácil y sencilla como nunca hubiéramos creído posible.

El Esfericador Imperial es un dispositivo de ayuda manual que produce hasta 10 kg de perlas diariamente. ¡Esta es una gran herramienta para los amantes de la cocina, cocineros, camareros y mucho más!

Lo primero que debemos hacer para utilizar el Esfericador Imperial es licuar la comida de tu elección, si es sólida como lo son los tomates, en una licuadora. Luego debes esperar a que las burbujas de aire desaparezcan en la mezcla (si hay alguna). A continuación, vierte el contenido en el dispositivo, pulsa un botón y disparara las perlas en un recipiente con agua mezclada con cloruro de calcio, una sal común. Enjuaga las perlas ¡y ya está!

Dentro del Esfericador, tu líquido se mezcla con alginato, un agente espesante comestible hecho de alga marina. Cuando la mezcla de comida se encuentra con el alginato de calcio en el agua, se formaran las perlas.

Tomamos la máquina para una prueba. Los resultados fueron parte Willy Wonka, parte Frankenstein y un toque de algo totalmente impredecible.

El proceso para hacer las perlas implica la combinación de extracto de algas marinas con polvo de cloruro de calcio y un puré del ingrediente que tienes previsto utilizar. No es una ciencia exacta y tiene que realizar ajustes para lograr la consistencia adecuada.

Algunos de los alimentos que son demasiado altos en azúcar o ácido simplemente no funcionan y los resultados que obtienes no son lo que tenías pensado; otros que parecen dudosos y no estás seguro de su resultado, resultan maravillosamente bien, convirtiéndote posiblemente en el inventor de este nuevo tipo de comida novedoso.

Tú también tienes que jugar un poco con qué tan alto vas a sostener la máquina por encima del baño de agua. Demasiado alto y las perlas quedaran alargadas y sueltas; demasiado bajo y puede que lleguen al agua dura, salpicándolo todo o incluso puede que queden deformes e incluso se rompan todas las perlas.

La mejor parte de esta máquina es la rapidez con la que crea las perlas, ayudándote mucho en la cocina con respecto al tiempo y dejándote margen para preparar los acompañantes que usaras con el resultado que obtengas de ella.

Anteriormente, la única manera de crear una gastronomía molecular como esto era con una jeringa, una por una de una manera muy lenta, haciendo los puntos. Pero ahora, simplemente pulsando un botón, esta máquina produce docenas de pequeñas perlas de alimentos en segundos.

Claro, algunas de las perlas vienen un poco más ovaladas y algunas más esféricas, pero jugando al científico loco en tu propia cocina es demasiado divertido, algo a lo que te costara mucho resistirte.

Es, definitivamente, un lujo de tener el tiempo y la paciencia para jugar con este juguete tan divertido, pero si tú tienes ambos, no hay literalmente fin a los alimentos que se pueden crear:

perlas comestibles

Fuente: Mashable

El tocino es una muy buena opción para emplearla en esta máquina, puedes acompañarlo con lo que te apetezca, desde pan hasta bocadillos e incluso puedes usarla para los almuerzos con arroz o pasta. Usarlo para aderezar una ensalada tampoco suena a mala idea, después de todo es tocino, una de las comidas favoritas por excelencia.

Fuente: Mashable

Fuente: Mashable

La mostaza es demasiado ácida para que funcione correctamente, pero hace con ella unas hebras largas como el espagueti. Delicioso para usar en tus bocadillos o perritos calientes.

Fuente: Mashable

Fuente: Mashable

La albahaca y el tomate son los dos ganadores, haciendo de las ensaladas clásicas unas muy modernas y deliciosas invenciones.

Las perlas de la cerveza de raíz son tensas y llenas de una pequeña explosión de la cerveza de raíz líquida en el centro.

¿Qué sigue? Esferas de guacamole diminutas? Perlas de puré de patatas? Deja que tu imaginación y tu paladar sean tu guía.

Compartir

Comentarios