Mito Vs Realidad – Beber gaseosas es malo

Por Emmily Maduro ESTILO DE VIDA 1569 Visitas

Desde pequeños nos enseñan a tomar refresco o también conocido como bebida gaseosa, estos los podemos encontrar al principio en las fiestas con nuestros amigos o quizás en una reunión en nuestra escuela, la realidad es que a medida que va pasando el tiempo las personas nos comienzan a decir la verdad sobre estas bebidas gaseosas, los ingredientes que tienen y las cientos de creencias que hay sobre el consumo de ellas.

Por ejemplo, de acuerdo a un estudio que se hizo en Estados Unidos si tomas refresco por un período de 5 años podrás incrementar la posibilidad de desarrollar enfermedades como diabetes, obesidad, osteoporosis e incluso cáncer, como consecuencia esto dio a lugar a que muchas personas disminuyeran el consumo del mismo lo cual dio inicio a un nuevo estudio.

La adicción al refresco, muchas personas alegan que cuando están dejando de consumir refresco sienten síntomas similares a los de un alcohólico cuando intentan disminuir la dosis de la bebida algunos de ellos son taquicardias, temblor en las manos, insomnio, paranoia, entre otros.

Esto se debe a que el contenido de estas bebidas gaseosas hace que nuestros picos de insulina se incrementen generando una sensación en nosotros similares a las de la endorfina, sustancia que liberamos cuando estamos felices o enamorados, por ende al dejar de consumir esta bebida pasamos por una especie de depresión.

Otro de los mitos es que si consumes mucha Coca Cola light o alguna bebida gaseosa ligera y eres mujer tienes más facilidad a almacenar grasa en la zona de las caderas en el caso de los hombres, el mito indica que almacenará las grasa en el área abdominal pero esto no tiene que ver pues es simplemente predisposición genética, sin embargo hasta las bebidas gaseosas que son ligeras contienen un pequeño porcentaje de calorías por lo que si las consumimos desmesuradamente podremos aumentar de peso de igual forma.

El último de los mitos que en realidad es cierto es sobre la posibilidad de que en un futuro tengas un desgaste de los huesos, si bien es cierto que la cantidad de elementos tóxicos que hay en un refresco son mínimos el cuerpo almacenando cada lata que te tomas a lo largo de tu vida puede que eventualmente te pase una factura la cual será mucho más costosa de pagar pues estamos hablando de tu salud.

Con esto no te estamos indicando que parece completamente el consumo de dicha sustancia Simplemente te estamos aconsejando de que los extremos son malos por lo que está bien disfrutar un vaso de vez en cuando en una reunión pero no de forma diaria sustituir el agua con este tipo de bebidas si estás experimentando adicción con cualquiera de estas bebidas gaseosas te recomendamos ir disminuyendo la dosis periódicamente hasta que puedas finalmente dejar de consumirla.

Recuerden que para ser saludables solo tenemos que mantener un equilibrio con todas las actividades que hacemos y entre ellas se encuentran las más básicas para nuestra sobrevivencia la cual es la ingesta de comidas.Gaseosa

Compartir

Comentarios