Video: Al parecer, esta atracción de un parque de diversiones la llevó al clímax

Por Emmily Maduro GRACIOSOS 1023 Visitas

Alguna vez en nuestras vidas hemos experimentado lo que se siente tener miedo a morir. Y es que es natural, porque la muerte significa, hasta donde ha sido demostrado científicamente, el fin de nuestras vidas.

Esa sensación de que nos tiemblen las piernas, de que nuestro corazón lata más rápido y con más fuerza, de que nuestra piel transpire mientras sentimos mucho frío y de que nuestra respiración se acelere… todos la hemos sentido justo antes de subirnos a una montaña rusa. Y los síntomas se ponen cada vez peor a medida que te vas acercando al inicio de la fila.

¡Y es que no es más que nuestro instinto de supervivencia advirtiéndonos sobre una muerte inminente!

Lo que nuestro cerebro ignora, pues su sentido de preservación es más fuerte que todo, es que estas atracciones son muy seguras, divertidas y que nos dan una inyección de adrenalina que produce muchas ganas de repetir la experiencia incontables veces.

Mi primera vez en una montaña rusa fue cuando tenía 12 años. Estaba aterrada, y apenas la atracción comenzó a funcionar, empecé a gritar que me sacaran de ahí porque tenía muchísimo miedo. Mis amigos se burlaron de mí como por 6 meses… ¿cómo olvidarlo? Tenían razón en burlarse… me asusté en una atracción que era para niños, no suponía ningún riesgo para nadie e incluso chiquillos mucho menores que yo estaban riendo y disfrutando de la aventura.

twtwt

Por fortuna para los dueños de los parques de diversiones, quienes son los que se llenan los bolsillos de dinero al disminuir la brecha entre la vida y la muerte, muchísimas personas adoran subirse a las montañas rusas una y otra y otra vez.

A diferencia de mi adolescente “Yo”, a esta gente le gusta tanto la adrenalina que hace filas larguísimas dos o tres veces seguidas, a pesar de un sol inclemente y un calor digno del mismísimo infierno para poder subirse, y cuando finalmente lo consiguen,  dejan ahí mismo sus cuerdas vocales… gritan hasta con placer. Incluso hay mujeres que aseguran haber tenido… ¿orgasmos?

La silla de eyección, la catapulta o el bungee reverso, como también es conocido, es un tipo de atracción de feria que utiliza cables y hasta un dispositivo de propulsión que puede impulsar a las personas que se montan hasta los 150 metros de altura, a una velocidad de 160 Kilómetros por hora.

La catapulta más grande del mundo se encuentra en el parque International Drive en Florida, sometiendo los cuerpos a 6Gs de pura velocidad y emoción.

t twwtw

Cada cierto tiempo aparece un video que inmediatamente se vuelve viral en Internet. Éste muestra a dos mujeres que están en una atracción en un parque de diversiones, y una de ellas aparentemente está teniendo un orgasmo en un bungee reverso.

La gente se pregunta en las redes sociales: ¿es verdad que esta catapulta le está procurando orgasmos a las mujeres o qué?” Este vídeo, que podría ser el más popular entre las publicaciones de “posibles orgasmos en la silla de eyección” de Youtube, fue tomado en el parque International Drive de Florida.

Hay varios más,  uno más antiguo que también muestra a dos chicas, y fue grabado en un parque de Diversiones en la Bahía de San Jorge, en Malta. Al observarlos, las dudas surgen: ¿en realidad estas mujeres están llegando al clímax, o la gente lo está imaginando por la forma tan particular de gritar que ellas tienen?

Incluso cabe la pregunta de… ¿estarán fingiendo? ¿será una estrategia de mercadeo para que más personas se suban a la atracción? Supongo que nunca lo sabremos, pero estaría bien comprobarlo por nosotros mismos, ¿no crees?

 

Compartir

Comentarios